Yamaha Tricity 125

La Yamaha Tricity 125 es un scooter de tres ruedas muy diferente a lo que estamos acostumbrados ver en el mercado hasta ahora. Es un “triscooter” muy urbano y funcional que ofrece una facilidad de conducción al alcance de cualquiera, con espacio bajo el asiento para un casco integral, una espaciosa plataforma totalmente plana, gancho retráctil y un cuadro de instrumentos digital. La Tricity es prácticamente como un scooter 125 más pero con dos ruedas delante.

Aparte del la seguridad y estabilidad extra que ofrece su sofisticado sistema de doble rueda delantera, tiene como ventajas su tamaño y peso que no supera los 152 kilos, lo cual le da muy buena movilidad urbana. La Tricity es un scooter principalmente diseñado para ciudad, de ahí su tamaño reducido y que su cilindrada de su nuevo motor se haya limitado a 125 cc, mayormente para facilitar el acceso con el permiso B de coche.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aparte del la seguridad y estabilidad extra que ofrece su sofisticado sistema de doble rueda delantera, tiene como ventajas su tamaño y peso que no supera los 152 kilos, lo cual le da muy buena movilidad urbana. La Tricity es un scooter principalmente diseñado para ciudad, de ahí su tamaño reducido y que su cilindrada de su nuevo motor se haya limitado a 125 cc, mayormente para facilitar el acceso con el permiso B de coche.

Aunque en marcha se comporta como un scooter normal, su conducción se nota más estable de lo habitual, lo que es una gran ventaja sobre todo para los usuarios menos experimentados y más reticentes al uso de una moto. Es sobre todo a la hora de inclinar cuando el nuevo sistema LMW (Leaning Multi Wheel) resulta más beneficioso, con un aplomo y agarre excelente, incluso en las situaciones más complicadas con asfalto deslizante o bacheado donde es muy superior a los sistemas tradicionales. La Tricity ofrece una sensación de mucha confianza, tomando las curvas con una facilidad y agilidad asombrosa. Su ligero peso ayuda mucho a la la hora esquivar obstáculos, maniobrar entre coches o enlazar curvas. La capacidad de maniobra y estabilidad son los argumentos más importantes a la hora de elegir este “triscooter” como vehículo urbano para un uso de día a día, aparte de su muy contenido consumo de combustible.